Los comportamientos anómalos están presentes en muchas patologías o enfermedades, representando estos unas de las  consecuencias que provocan mayor discapacidad, y una de las mayores  amenazas para la convivencia y la vida diaria de la familia. Además, estos trastornos generan frecuentes visitas médicas, e ingresos en servicios de urgencias e instituciones sociosanitarias.

Entre las alteraciones conductuales más frecuentes nos encontramos:

  • Desorientación: Pérdida de la noción del tiempo y del espacio, propia de las alteraciones anatómicas o de la función del sistema nervioso central.
  • Vagabundeo o deambulación errática: conducta de constante movimiento sin ninguna finalidad concreta.
  • Insomnio.
  • Alucinaciones o delirios.
  • Agitación/ agresividad…

En ACTIVA trabajamos con la finalidad de reducir o modificar las alteraciones conductuales de nuestros pacientes, diseñando para ello programas de modificación de conducta totalmente individualizados.