Trastorno del Estado de Ánimo

Trastorno del Estado de Ánimo

Antecedentes

A.E.G. tiene 70 años. Desde hace dos años y medio sufre un trastorno ansioso-depresivo, causado por miedo a que la empresa que él fundó, y que ahora llevan sus hijos, sufra problemas económicos.

Durante la entrevista psicológica se descubren que dicho trastorno está producido por la falta de ocupación. A.E.G. era una persona muy activa, dedicada al cien por cien al trabajo y desde su jubilación no ha encontrado ninguna actividad gratificante que le llene o reconforte, lo que favorece a la aparición de pensamientos negativos que agravan el trastorno.

Motivo de la asistencia al Centro de Rehabilitación ACTIVA:

La familia de A.E.G. está muy preocupada por la situación actual de su padre, por lo que deciden asistir al Centro de Rehabilitación, con la finalidad de buscarle actividades terapéuticas que mejoren su estado afectivo y conductual, y mantengan el estado cognitivo.

 

Intervención en ACTIVA:

Sesiones de psicología clínica individual donde se trabaja la sintomatología ansioso-depresiva desde una orientación cognitivo-conductual.

Participación en el taller de relajación donde se trabaja el componente físico de la ansiedad a través del aprendizaje y uso de diferentes técnicas de relajación que le ayuden a disminuir la sintomatología ansiosa en los momentos en los que aparezca.

Actividades grupales de terapia ocupacional donde se trabaja el mantenimiento de la función cognitiva y funcional.

–   Participación en los diferentes talleres y dinámicas grupales llevadas a cabo en el Centro por el departamento de terapia ocupacional y psicología, donde se trabajan las habilidades sociales, la asertividad y la autoestima.

–  Sesiones de fisioterapia y psicomotricidad grupal, donde se trabaja el mantenimiento de las habilidades físicas, la tonificación y fortalecimiento de los diferentes grupos musculares, la función cardio respiratoria, etc.

Situación actual:

Desde su asistencia al Centro hace nueve meses, la evolución de A.E.G ha sido muy favorable.

A nivel cognitivo, se observa una mejora en la función atencional y en la capacidad de concentración.

A nivel afectivo se ha observado una mejora en el estado de ánimo, viéndose esta reflejada en su actitud y comportamiento. En los momentos iniciales A.E.G. se mostraba mucho más ansioso, viéndose dicho nivel de ansiedad reducido a medida que ha conocido al resto de usuarios y se ha ido adaptando a la dinámica del Centro.

De igual modo presentaba pensamientos negativos recurrentes, los cuales se han visto reducidos debido a su implicación en las actividades llevadas a cabo en el Centro.

Como el propio usuario nos indica “lo que las pastillas no han conseguido hacer, lo han conseguido los profesionales del centro, con su esfuerzo y dedicación. ACTIVA para mí ha sido el cambio que necesitaba, aquí he encontrado ocupación, actividad y relaciones que han favorecido a mi salud