EL CUIDADO DE LOS PIES

EL CUIDADO DE LOS PIES

Los pies son una de las partes más vulnerables de nuestro organismo. Es el punto de apoyo en el que finalizan las extremidades inferiores y que en muchas ocasiones son descuidados o no son cuidados de la forma correcta.

A continuación se exponen las patologías del pie más frecuentes:

– Hallux Valgus: también conocidos como “juanetes”, consiste en el abultamiento pronunciado con o sin inflamación alrededor del primer dedo.

– Metatarsalgia: afección dolorosa en la planta del pie, localizado sobre todo en el 2º,3º y 4º metatarsos. Suele ocurrir cuando nos ponemos zapatos con un tacón más elevado.

– Dedos en garra: Se denominan así los dedos que se han encogido provocando una elevación y deformidad de las falanges debido a una atrofia que se produce en los ligamentos y tendones, impidiendo que el dedo tenga el mecanismo de flexión y extensión.

– Uñas encarnadas: Esto puede ser debido a un defecto congénito o a irritaciones locales continuas por el calzado estrecho o poco cómodo, también suele aparecer por la forma inadecuada de cortar las uñas de los pies.

– Tendinitis del Tendón de Aquiles: Es la inflamación del tendón más largo localizado en la pierna, y es más frecuente en deportistas y en personas con mucha actividad.

– Fascitis plantar: Es la inflamación producida por el excesivo estiramiento de la fascia plantar que se encuentra en la planta del pie.

– Callos o durezas: Es una acumulación de células muertas en los pies, que se producen como un mecanismo de protección o defensa frente a la excesiva presión fricción en una zona determinada, por el uso de calzado inapropiado o por la propia fisiología del pie.

– Pie Plano: Consiste en la desaparición de la bóveda plantar con el consiguiente aplanamiento del pie. Como consecuencia el pie no apoya en el suelo sobre los tres puntos si no sobre toda la planta.

– Pie Cavo: Consiste en una elevación anómala del arco plantar. El apoyo de la planta del pie en este caso se va a realizar en menos zonas de las habituales.

Como enfermera del Centro paso a enumerarles algunos consejos así como los principales cuidados del pie:

• No ignore el dolor de los pies, no es normal. Si persiste el dolor consulte a un podólogo o a su médico.

• Examine sus pies regularmente. Preste especial atención a los cambios en el color y la temperatura de los mismos. Busque un aumento de grosor o cambio de sus uñas (puede ser señal del desarrollo de hongos), controle las grietas o cortes en la piel. El desprendimiento o pelado de la piel en la planta de los pies o entre los dedos podría indicar la existencia de hongos (Pie de Atleta) .Ningún engrosamiento en la piel del pie se debe considerar normal.

• Lávese los pies regularmente, especialmente entre los dedos y asegúrese de secarlos totalmente.

• Mantener la piel de los pies bien hidratada. El talón es la zona del pie que más hidratación necesita. Para evitar grietas por sequedad aplicar un producto con urea, adecuado al estado de los pies.

• Se recomienda mejor limar que cortar las uñas de los dedos de los pies, en caso de que haya que cortarlas, hacerlo siempre de forma recta, pero no demasiado cortas, especialmente las esquinas, ya que de hacerlo de otra forma puede conducir a que las uñas se deformen clavándose y produciendo heridas.

• Cerciórese que sus zapatos son los adecuados para sus pies. Compre los zapatos teniendo en cuenta que hacia el final del día los pies tienden a estar más dilatados. Cambie los zapatos cuanto antes si estos están ya muy desgastados o deformados.

• Seleccione el zapato adecuado para la actividad que va a realizar con él( trabajar, pasear, estar en casa….).

• Utilice más de un par de zapatos y alterne su uso, no utilice los mismos todos los días.

• Evite andar descalzo, sus pies tendrán más riesgo de lesión y de infección.

• En la playa o cuando estén expuestos al sol utilice siempre protector solar en sus pies así como en el resto de su cuerpo.

• Active la circulación sanguínea de los pies haciendo ejercicio.

• Sea cauteloso al usar remedios caseros para las dolencias del pie, el auto tratamiento puede dar lugar a menudo a un problema de mayor importancia que el que se pretendía tratar.

• Si usted es una persona con DM (diabetes mellitus) es vital que visite a un podólogo por lo menos una vez al año para un chequeo.

Bibliografía:
• www.guiapodologos.com

Ana Fernández López. Número de Colegiado 42825
Enfermera ACTIVA San Sebastián de los Reyes – Alcobendas