Centros de día + servicio de teleasistencia: una ayuda completa

Centros de día + servicio de teleasistencia: una ayuda completa

La teleasistencia es uno de los servicios más utilizados por nuestros mayores. Este servicio, que suele funcionar junto a otros de ayuda a domicilio y que está destinado a ayudar y a atender de forma personalizada a quienes todavía viven solos, se ha ido perfeccionando y sofisticando con los años para permitir a sus usuarios disfrutar de mayor autonomía.

Entre las grandes ventajas de la teleasistencia destaca que convive perfectamente con la asistencia a centros día; ambos son perfectamente complementarios y entre los dos dan una cobertura casi perfecta a todos sus usuarios. Si durante la jornada que nuestros mayores pasan en los centros de día reciben las terapias necesarias para su desarrollo cognitivo y la atención y actividades de entretenimiento idóneas para su desarrollo emocional y social, durante la noche o las horas que las personas pasan en sus domicilios o fuera de estos centros, la teleasistencia, completa el seguimiento de muchos de nuestros ancianos que pueden necesitarla en un momento determinado. Es un seguimiento compatible que les permite pasar más tiempo en sus hogares sin dejar de recibir una atención médica y profesional.

Aunque en principio, parece que la teleasistencia está pensada para quienes se encuentren en situación de riesgo, este tipo de servicios constituyen una gran ayuda para aquellos que puedan sentirse más frágiles o para aquellos a quienes el tiempo ha hecho mella en su seguridad personal. La seguridad que proporciona saberse atendido si fuera necesario es sinónimo de confianza y con ella, de ánimo y de independencia. Es importante destacar también que este tipo de servicios contribuyen a retrasar,  incluso a evitar, el ingreso en residencias de muchas personas mayores autónomas, con el consecuente abandono de su hogar. Dicho esto, no cabe duda de que el usuario de un centro de día que lo sea también de un servicio de teleasistencia, puede estar seguro de que vivirá más tranquilo y con una mayor sensación de seguridad y sin tener que perder su independencia.

Los avances técnicos llegan al cuidado de los mayores

Los avances técnicos llegan a este tipo de servicios. Una población como la nuestra y en consecuencia, la sociedad en la que vivimos, los demanda. Centros de día, residencias, teleasistencia,  en definitiva, las infraestructuras creadas por y para nuestros mayores, conviven con una tecnología dispuesta a facilitarnos las cosas a unos y a otros. La tecnología llega ya hasta el exterior del domicilio, permite la instalación de sistemas de seguridad contra incendios o robo, que pueden controlarse de forma remota; incluso las constantes médicas pueden vigilarse a distancia gracias a la telemedicina.

Buena parte de los servicios a los que hacemos referencia cuando hablamos de teleasistencia, consisten en poder identificar a sus usuarios mediante un dispositivo que llevan “puesto” y que pulsan en caso de necesidad. La informática, la tecnología, hace el resto; recibe, descodifica e identifica la señal que permitirá atender a quien lo use.
Así, el programa de muchos centros de día cuenta, por una parte, con un terminal de estas características de cuyos diferentes servicios pueden hacer uso sus usuarios mientras están en el centro de día y, por otra, los mayores disponen de otro terminal de teleasistencia instalado en sus hogares, que funcionan las 24 horas del día.