Los centros de día: la ayuda que necesitan tanto los enfermos de Alzheimer como sus familias

Los centros de día: la ayuda que necesitan tanto los enfermos de Alzheimer como sus familias

El Alzheimer es una de las razones por las que muchas familias acuden a los centros de día cuando tienen un familiar que padece esta enfermedad. Una de las primeras preguntas que los familiares se hacen a la hora de tomar una decisión de esta envergadura es si estos centros cuentan con las terapias adecuadas para una enfermedad de estas características y si constituyen los centros de día una buena alternativa.

La respuesta es siempre positiva. Los centros de día de las diferentes comunidades autónomas, ofrecen atención individualizada a quienes se encuentran en una situación de dependencia física o psicológica y el objetivo con el que nacen centros como, en el caso de la comunidad de Madrid, el centro de día de Alcobendas que es también una opción para los habitantes de Barajas, es el de contribuir a mejorar el grado de autonomía de sus pacientes.

A pesar de que lidiar con el Alzheimer es difícil y no existe una sola respuesta a la pregunta de cuál es el mejor lugar al que llevar a un familiar que padezca esta enfermedad, es importante explicar que los centros de día tienen la particularidad de que sin separar al paciente de su entorno habitual, le ofrecen sin embargo, las actividades y terapias necesarias beneficiosas para su tratamiento.

Un centro de día para el norte de Madrid

Centros de día como el nuestro, accesible para Paracuellos en Madrid, cuentan con terapias para enfermos de Alzheimer destinadas a estimular las capacidades cognitivas de sus pacientes y a frenar su deterioro. Para ello cuentan con actividades de lectoescritura, psicomotricidad y diferentes actividades manuales, de las que ya se ha demostrado su utilidad y buen funcionamiento.

Del mismo modo, es importante saber que el primer paso antes de acudir a un centro de día, es fundamental poseer un buen diagnóstico. Solo así se le podrán ofrecer la terapia adecuadas a cada uno de ellos.  Los centros de día suponen además, un descanso para los familiares que se encargan de sus mayores enfermos de Alzheimer, puesto que ellos son los primeros que han de informarse para poder ejercer de cuidadores en las mejores condiciones físicas y psicológicas posibles.

Conscientes de que el descanso de los familiares es fundamental, los centros de día asesoran e informan a quienes tienen a su cargo a un mayor con esta patología. Es recomendable acudir a uno de estos centros antes de encontrarnos ante una situación familiar desbordante a la que no sabemos o no podemos hacer frente. En este sentido, conviene recordar que la desestructuración familiar es más habitual en familias con enfermos de Alzheimer.
Situaciones como estas, requieren de ayuda especializada; una ayuda para nuestros mayores que les ayude a poder seguir desenvolviéndose en su vida diaria, y una ayuda para sus cuidadores que debería llegar en forma de descanso.