Cumplir años es ley de vida y a mediados de la década de los 60, comienza una nueva etapa que suele venir acompañada de toda una serie de acontecimientos. Cambia el cuerpo, cambia la vitalidad, cambian las prioridades y cambian, también las necesidades. A partir de una determinada edad, llega o debería llegar, el descanso merecido por tantos años de trabajo y un acceso más fácil a según qué servicios. Los centros de día y muchos de los organismos dedicados a la atención de la tercera edad pueden convertirse en importantes fuentes de información que nos ayuden a saber qué servicios existen para nuestros mayores; qué servicios por ejemplo, cuentan con precios reducidos para pensionistas y cuáles de ellos están destinados al cuidado de la salud, al disfrute de actividades de ocio o qué medios de transporte presentan rebajas especiales para edades de 60 años en adelante.
Balnearios, trenes, cines, viajes,… centros de atención a la tercera edad y a quienes ya jubilados, han visto reducirse sus ingresos como consecuencia de la jubilación. Durante la semana, muchos de nuestros mayores acuden a centros de día donde reciben tratamientos, terapias y atención, pero entre ellos hay también, quienes pueden disfrutar de muchas de las ventajas destinadas a la tercera edad.

Algunos centros de día y algunas residencias para mayores, así como otro tipo de empresas, cuentan entre su oferta con viajes organizados para jubilados. La Administración, a través del IMSERSO organiza asimismo, buena parte de estos viajes durante varios meses al año. En los centros especializados en la tercera edad, sus profesionales están al corriente de muchas de las actividades que organiza la Administración y de los requisitos y condiciones que deben cumplir quienes los soliciten.

De la misma forma, especialistas en la tercera edad y profesionales de los centros de día pueden decirnos dónde acudir para solicitar información sobre centros de salud especializados en el tratamiento de determinadas afecciones e incluso recomendarnos la asistencia a uno u otro tipo de balneario o centro.

Cines, teatros o museos cuentan también con precios reducidos para personas mayores. Este tipo de actividades que mantienen ocupados a nuestros mayores y que favorecen las relaciones sociales y el trabajo intelectual están especialmente recomendadas para quienes disfrutan de la autonomía suficiente y desean cultivar aquellas actividades a las que, durante otras etapas de la vida, no han podido, quizás, dedicarles el tiempo que les habría gustado. En este sentido, es importante recordar que las ventajas económicas de las que pueden beneficiarse nuestros familiares en muchos medios de transporte, son grandes. Los considerables descuentos en billetes de tren, de autobús y de metro, pueden convertirse en fuente de motivación importante para quien empiece a sentir cierta pereza a la hora de mantenerse más activo.

Sirvan estas palabras de motivación a quienes la jubilación les haya restado fuerza o confianza en si mismos. Es ahora cuando llega una etapa más tranquila en la que aprovechar muchas de las facilidades que la sociedad pone al alcance de los mayores; unas facilidades que se traducen en descuentos importantes y en la atención y servicios de centros y especialistas que, como los centros de día, han nacido con este objetivo.

Escribir un comentario:

*

Your email address will not be published.