Uno de los grandes problemas de los enfermos de Pick  son las alteraciones conductuales que presentan, las cuales en muchas ocasiones no permiten la adaptación o el correcto seguimiento de un programa rehabilitador. De igual modo en la mayoría de los casos dichas alteraciones producen problemas en el ámbito familiar, derivados del estrés que genera la situación, y en ocasiones de la falta de recursos o habilidades por parte de los cuidadores, quienes pueden verse desbordados por la situación.

En ACTIVA contamos con programas de intervención personalizados, llevados a cabo en el propio domicilio en los que se trabajan las alteraciones cognitivas y conductuales de la enfermedad de Pick; de igual modo se trabaja con la familia dando pautas de actuación e implicando a esta en el proceso rehabilitador, todo ello con la finalidad de mantener la autonomía e independencia de la persona y fomentar su calidad de vida.

La enfermedad de Pick es una demencia degenerativa cortical de afectación frontotemporal, soliendo aparecer antes de los 65 años.

Entres las alteraciones a nivel neuropsicológico se encuentran:

  • Trastornos de atención, distractibilidad y evitación de tareas que exigen esfuerzo.
  • Lenguaje empobrecido con tendencia a logorrea.
  • Afectación del resto de funciones (orientación, función gnósica…) en fases más avanzadas de la enfermedad.

La mayor característica de los enfermos de Pick son las alteraciones conductuales que presentan, destacándose entra ellas:

  • Dificultades para el autocuidado.
  • Tendencia a la perseveración.
  • Conducta social inapropiada.
  • Deshinibición sexual.