Afectación crónica caracterizada por crisis recurrentes debidas a la descarga excesiva de las neuronas cerebrales.

Los síntomas neurológicos derivados del trastorno van a depender de la edad de comienzo de la enfermedad (observándose un mayor deterioro en un inicio más precoz), el tipo de crisis (produciendo mayor deterioro las crisis generalizadas que las crisis parciales) y la frecuencia de las crisis (mayor deterioro cuanto más frecuentes son las crisis).

En ACTIVA combinamos la terapia farmacológica y no farmacológica con la finalidad de controlar las crisis epilépticas y reducir los síntomas neurológicos derivados de ellas.