La fobia se define como un miedo intenso e irracional ante la presencia de un objeto o situación específico (volar, precipicios, animales, administración de inyecciones, visión de sangre…).

La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad, reconociendo la persona que este miedo es excesivo o irracional.

La situación fóbica se suele evitar o se soporta a costa de una intensa ansiedad o malestar, interfiriendo esto en la rutina normal de la persona, y en sus relaciones sociales o laborales.

En ACTIVA tratamos cualquier tipo de fobia desde una orientación cognitivo- conductual; dotando a la persona de estrategias que le permitan enfrentarse al estímulo fóbico.